14 - 07 - 2010

La meditación es una de las herramientas más importantes para poder acallar la mente y así integrarnos con Dios. Meditación es silencio y quietud. Un salmo bíblico expresa: “Quédate en silencio y conoce que Yo Soy Dios”.

El objetivo fundamental de la meditación es encontrarnos con nosotros mismos. Muchas culturas utilizan la meditación con el objeto de relajación, mas este fin es solo el principio y una de las muchas consecuencias provechosas que existen.

El silencio es muy importante, porque en el silencio experimentas y comprendes la verdad, el amor que es Dios. En el silencio experimentas lo que transciende todo pensamiento, estás en contacto íntimo con tu ser verdadero. Al meditar realizas un viaje al interior, es un viaje tan placentero que formará parte de tu vida. La verdad es comprensión, no es aceptación ni adaptación, la verdad es la verdad, y la verdad es Dios.

Para meditar te enseñaré el uso de las palabras que tienen poder vibracional en nuestro ser. Las palabras son tan poderosas que transforman, eso ya pudo comprobarlo científicamente Masaru Emoto con los experimentos que hace.

Muchas personas entienden al uso de las palabras vibracionales como mantras.

Busca un lugar en donde no tengas interferencia como sonidos o cualquier otro estímulo que pueda distraerte.

Puedes hacerlo en un asiento, una cama o en donde te sea más cómodo, el requisito aquí es que tal comodidad te brinde profunda relajación.

Cuando estés en tu sitio preferido para meditar, empieza a profundizarte en la relajación poniendo atención a tu respiración. Empieza a visualizar que desde el espacio viene una gran luz con rayos dorados y que empieza a penetrar en tu cuerpo, ésta divina luz se encargará de que llegues a la relajación profunda.

Luego, cuando estés en profunda relajación, empieza a repetir mentalmente la palabra vibracional que escogiste, puede ser la palabra Amor, Dios, Gracias, etc. Trata de repetirla siguiendo el ritmo de tu respiración, no tienes que forzar nada, simplemente deja que las cosas pasen naturalmente. Entonces, tienes que repetir mentalmente el mantra que escogiste.

Cuando un pensamiento, imagen, ruido u otra cosa quiera distraerte, deja que pase y vuelve al Mantra. No pienses en el significado del mantra, simplemente concéntrate en su sonido.

Meditar tiene que ser practicado con frecuencia. Recomiendo que lo hagas por treinta minutos por la mañana y treinta minutos por la noche. Ya con tu experiencia buscarás llegar más lejos, hasta que te encuentres con Dios, la conciencia infinita que es la verdad y que está en todas las cosas. Meditar es recordar, es integrar, es avanzar y amar.

Meditar es una puerta que la gran vida nos la abrirá cuando queramos entrar.

El mantra o palabra vibracional que escogiste será el timbre de la puerta, será la herramienta que uses para meditar. Con la práctica dicho mantra será parte de tu ser, tan profundamente, que después con solo pensar en ella, en estado de relajación, estarás en integración con tu ser divino.

Existen muchas formas para llegar a la relajación profunda, si prefieres puedes utilizar la música, especialmente música instrumental, ya que una pieza con voz tiende a distraer la mente, en cambio con la música instrumental experimentas fusión, porque la atención desaparece; no hay quien atienda ni qué ser atendido, entonces te haces uno con eso.

La meditación es una forma más de canalizar la fe para que se produzca la integración con la conciencia infinita. A continuación te enseñaré la meditación de los chakras. Los chakras son centros energéticos en el cuerpo que equilibran el cuerpo y espíritu. Son poderosas creaciones que facilitan el encuentro con uno mismo. Los chakras no dejan de ser una creación humana, pero el fin es provechoso.

Cada chakra tiene su palabra vibracional, que sirven para silenciar la mente mientras nuestra concentración sea profunda y directa hacia el chakra. La meditación de los chakras es corta y efectiva, con la práctica puedes llegar a conocer a Dios. Antes de empezar, relaja tu cuerpo con el ejercicio de respiración que te enseñé.

Luego tienes que concentrarte en el chakra y su ubicación, pronunciando el mantra o palabra vibracional que corresponda, ya sea en voz alta o mentalmente, lo que importa más es la intención, por eso no hay diferencia si el mantra lo pronuncias en voz alta o mentalmente:

1. Primer chakra. Está en la base de la columna, de color rojo y su mantra es LA. Concéntrate en este chakra y pronuncia el mantra, primeramente en voz alta y luego mentalmente. Dedica aproximadamente un minuto para éste.
2. Segundo chakra. Está en la zona genital, de color naranja y su mantra es BAM. Concéntrate en este chakra y pronuncia el mantra, primeramente en voz alta y luego mentalmente. Dedica aproximadamente un minuto para éste también.
3. Tercer chakra. Está entre el ombligo y el pecho, el plexo solar, de color amarillo y su mantra es RAM. Concéntrate en este chakra y pronuncia el mantra, primeramente en voz alta y luego mentalmente. Dedica aproximadamente un minuto para éste
también.
4. Cuarto chakra. Está en la zona del corazón, de color verde y su mantra es YAM. Concéntrate en este chakra y pronuncia el mantra, primeramente en voz alta y luego mentalmente. Dedica aproximadamente un minuto para éste también.
5. Quinto chakra. Está en la zona de la garganta, de color azul y su mantra es JAM. Concéntrate en este chakra y pronuncia el mantra, primeramente en voz alta y luego mentalmente. Dedica aproximadamente un minuto para éste también.
6. Sexto chakra. Está en el entrecejo, es el tercer ojo, de color lila y su mantra es OM. Concéntrate en este chakra y pronuncia el mantra, primeramente en voz alta y luego mentalmente. Dedica aproximadamente un minuto para éste también.
7. Séptimo chakra. Está en la parte superior de la cabeza, por encima, tiene todos los colores del arco iris predominando el violeta.

Aquí no hay mantra, simplemente quédate en silencio y concéntrate en éste. Dedícale el tiempo que quieras. En muchas escuelas de iniciación, el uso de los chakras es primordial, es como una senda que eleva nuestros niveles de fe y conocimiento hasta llegar a la iluminación. La meditación de los chakras puedes practicarla antes y después de dormir.

Ahora, la meditación del sano despertar; por las mañanas al despertar, antes de nada, di en voz alta que te sientes muy bien, que hoy es el mejor día, que tienes muchas energías y cosas que te hagan sentir bien. Siempre exprésate en presente, ya que la conciencia infinita no tiene tiempo ni espacio. Con este procedimiento, todo lo que digas en el momento que despiertas, será palpable en el transcurso del día.

Meditación, como herramienta para lograr objetivos

Be Sociable, Share!