03 - 12 - 2013

Como ya comentamos en artículos anteriores, las Flores de Bach son 38 esencias que se extraen de diversos tipos de flores, de manera completamente natural y que actúan a nivel espiritual, físico e incluso a nivel personal. En esta entrada analizaremos los pasos a seguir en una terapia con Flores de Bach tanto si la realiza un especialista como si eres tú mismo el que quieres aplicarte las esencias obtenidas de las Flores de Bach.

Bach decidió clasificar las flores en 7 grupos temáticos para facilitar su estudio:
Esencias para los que sienten temor formado por Heliantemo, Mímulo, Cerasífera, Álamo Temblón  y Castaño rojo.
Remedios para aquellos que sufren de incertidumbre, formado por la Ceratostigma, Escleranto, Genciana, Aulaga, Hojaranzo y Avena silvestre             
Esencias para la falta de interés por las presentes circunstancias: Castaño de Indias, Mostaza,   Clemátide, Madreselva, Rosa Silvestre,  Olivo y Castaño Blanco.         
Remedios para la soledad: Violeta, Impaciencia y Brezo.
Remedios para los que sufren de hipersensibilidad a  influencias e ideas: Agrimonia, Centaura, Acebo, Nogal, Alerce, Pino, Castaño dulce y Manzano silvestre.
Remedios para el desaliento o la desesperación: Estrella de Belén, Olmo, Sauce y Roble.      
Remedios para los que se preocupan en exceso por el bienestar de los demás: Achicoria, Verbena, Vid, Agua de Roca y Haya.
-Bach-Ninos
Cómo debe aplicarse la terapia con flores de Bach
Esta terapia debe seguir unos pasos para que sea efectiva. El primero de ellos es una entrevista con el paciente. En ésta primera etapa el terapeuta debe ser hábil para conseguir la mayor información posible de su interlocutor. Esta entrevista suele durar entre 45 y 60 minutos.

El terapeuta debe definir el tipo de flor o flores que necesita su paciente. Cada persona será una o más flores de acuerdo a su tipo de personalidad y al estado emocional o físico en el que se encuentre. Aquí la experiencia del terapeuta es fundamental para detectar lo que necesita la persona y priorizarlo. Lo ideal es que el frasco o gotero que contiene las flores, esté integrado por un mínimo 3 y máximo 9 esencias (esto es lo recomendado). Una vez escogidas las esencias, el terapeuta preparará en un gotero con agua mineral sin gas, unas gotas de alcohol para mantener en mejor estado la solución y dos gotas de cada una de las esencias escogidas para la terapia con flores de Bach.

La posología es de 4 gotas cuatro veces al día, sobre la lengua. Se toma solo en horas diurnas. En caso de crisis, la posología debe tomarse de la siguiente forma:
4 gts cada hora, el primer día.
4 gts cada dos horas, el segundo día.
4 gts cada tres horas, el tercer día.
4 gts cada cuatro horas el cuarto día y continuando de esta manera hacia adelante.

El tiempo medio de cada terapia es de 3 meses aproximado. Es muy importante considerar que será la evolución del estado emocional de las personas, el que determine la duración del tratamiento con flores de Bach. En los casos de depresión, de sufrimientos profundos por alguna pérdida, o trauma, el tratamiento suele ser más largo. La idea es que el paciente y el terapeuta evalúen juntos los procesos y avances del tratamiento.

Si prefieres preparar tus propias esencias,debes realizar un proceso de dilución. Para esta dilución necesitas un recipiente con cuentagotas con una capacidad de alrededor de 25-30 ml. El recipiente ideal será uno lo más parecido posible a el mismo envase en el que se suelen suministrar las flores de Bach.floresbach
Lo primero que hay que hacer es rellenar el envase con agua mineral hasta cubrir 3/4 partes del mismo. Añadimos de 2 a 4 gotas de agua de cada una de las flores de Bach que hemos seleccionado. La cantidad de flores distintas que podemos emplear no debe superar las 7. Añade unas gotas de Brandy  o alcohol para que nuestra preparación se mantenga más tiempo con todas sus propiedades. Una recomendación es dejar anotado en nuestro envase la fecha en la que hemos realizado la preparación y la combinación de flores que hemos empleado en la preparación.

Las flores de Bach pueden utilizarse simultáneamente con otros tratamientos médicos, de modo que si el paciente está ya bajo un tratamiento de medicina convencional no es necesario que lo deje si así lo desea. También pueden utilizarse junto a una psicoterapia, para potenciar sus efectos. Los remedios florales no presentan efectos secundarios ni toxicidad. A veces, las personas tratadas con este sistema sueñan más y puede que necesiten dormir un poco más, debido a que su subconsciente está haciendo un esfuerzo especial de autocuración. Este efecto suele aparecer a los pocos días de empezar el tratamiento

Be Sociable, Share!