30 - 06 - 2010

Si sabemos que todo lo creamos nosotros mismos desde dentro, entonces es de suponer que si queremos que la magia exista, ésta existirá. Es así de simple; existe todo lo que queramos que exista y la magia no es excepción. Desde que somos muy niños la sociedad constantemente nos dice que la magia no existe, que solo son fantasías de algunos. A medida que pasa el tiempo nosotros terminamos creyendo que esa afirmación es real, entonces desafortunadamente el mundo corresponde a cómo pensamos y creemos. Por eso en muchos años las personas no experimentan nada con lo que antes fantaseaban porque de antemano ellos decían que sólo eran fantasías, no realidades.

Actualmente en el mundo existen magos que fácilmente pueden demostrar la existencia de la magia verdadera, no ilusionismo. La diferencia está que lo demuestras a las personas que tienen el corazón abierto, a aquellas que estén listas. Cuando muestras lo que llaman milagros a las personas que no tienen el corazón abierto, instintivamente ellos pensarán que es una farsa y cosas por el estilo, es pues obvio que estas personas tienes ojos pero no ven realmente, tienes orejas pero no oyen la verdad.

Jesús, al darse cuenta, les dijo: “Hombres de poca fe, ¿por qué se preocupan de que no tienen pan? ¿No comprenden todavía? ¿No recuerdan los cinco panes para los cinco mil hombres, y cuántas canastadas recogieron? ¿Ni los siete panes para los cuatro mil hombres, y cuántos cestos llenaron de sobras? (Mateo, capítulo 16, versículos 9 y 10).

Cuando las personas viven en la unidad, que es la verdad, empiezan a experimentar lo que llaman poderes psíquicos; objeto de mucho interés por parte de muchos. Es que es lógico, cuando vives en unicidad puedes experimentar telepatía porque prácticamente tu eres uno con la persona que estás comunicándote mentalmente.

Puedes experimentar telequinesis porque tú eres uno con las cosas que creaste y puedes moverlas como si fueran tus brazos. Puedes ser vidente porque todas las cosas eres tú. En realidad este tema es simple y cada que avances en la unicidad, irás comprobando que es tu estado natural y puro, aquí no hay misterios, lo misterioso es para gente que todavía no se conoce.

Cuando logras conocer a tu ser superior eres mago, eres iluminado, la magia ya no es magia porque ahora todo es posible, no hay nada que no pueda serlo. Rompiste con el condicionamiento del colectivo social y estructural de este holograma que llamamos vida.

La magia existe y es posible desarrollarla

Be Sociable, Share!