23 - 06 - 2010

Cada signo representa una parte muy determinada de la anatomía, uno o varios órganos, centros nerviosos y sentidos. La presencia de planetas o de cúspides de casas en un signo puede significar un cierto número de enfermedades. Cualidades, etc…

Las casas corresponden a los signos en su orden primordial desde todos los puntos de vista.

Los planetas tienen, aparte de sus significaciones generales y de un modo de actuar que les es propio, significaciones Particulares en relación con las casas que gobiernan o que Ocupan.
Los signos marcan el carácter general.

Los planetas, por su posición en los signos, caracterizan las tendencias.

La combinación de signos, planetas y casas desarrolla la individualidad. Durante la interpretación hay que proceder en este sentido.

Una vez reconocido el temperamento del sujeto según la distribución de los planetas en las triplicidades y cuadruplicidades, se escoge el Hyleg, el Afeta o el Anareta. A continuación, con una ojeada sobre el conjunto del tema se verán los principales aspectos y grupos de planetas en relación con los órganos y las casas. A ello le sigue un estudio detallado del tema, un profundo análisis, y la síntesis.

Se empieza siempre por el signo del Ascendente, que informa sobre la constitución del nativo y las enfermedades que tiene tendencia a contraer. Hay que tener en cuenta los aspectos que recibe la cúspide.

En segundo lugar se interroga al regente del Ascendente desde los siguientes puntos de vista:
1.0 De los efectos que pueden resultar de su propia naturaleza.
2.’ De las características del signo o de los signos que gobierna.
3.1 De las características de las casas que corresponden.

Así vemos que el Sol, regente del Ascendente en la VI’ casa, aporta al Ascendente los efectos debidos a su propia naturaleza, los de la casa VI y los del signo en VI; y aporta a la casa VI los efectos debidos a su propia naturaleza, los de signo Leo y los de la casa 1.

Después de examinar al Ascendente y a su regente, conviene proceder igual con su dispositor y los planetas que se encuentran en la casa. Los aspectos cambiados entre un planeta y su dispositor son de esencial importancia. La interpretación continúa mediante el examen de las casas significativas de enfermedades, es decir la VI’, Vllla y Xlla, de sus regentes, de los dispositores de sus regentes y de los planetas que hay.

Una vez terminado el análisis, al disponer de un gran número de datos, hay que hacer la síntesis, que es lo esencial del trabajo de interpretación.

Para empezar hay que saber cuáles son los datos que hay que tener en cuenta, y cómo se debe proceder para tener la certeza de que el diagnóstico Astromédico será exacto.

El Ascendente, su regente, el dispositor de éste y los planetas de la casa 1 indican los puntos débiles del organismo. Estos puntos débiles o tendencias enfermizas, sólo pueden interesar en la medida en que corresponden a una enfermedad efectiva, aguda o crónica, es decir, en la medida en que posteriormente sean confirmadas por casas o planetas significadores particulares de enfermedades. Por tanto, sólo se considerarán las indicaciones que reciban una confirmación válida.

La astrología y su colaboración a la interpretación médica

Be Sociable, Share!