10 - 10 - 2013

 

Es importante conocer los detalles de cada carta ya que cada uno de ellos tiene un significado simbólico. Por la misma razón es necesario contar con una baraja que contenga todos los símbolos importantes para alcanzar una correcta interpretación. A través del Tarot podemos realizar la misma labor que haría un analista de sueños, ya que el proceso es muy similar, en la base de interpretación. La ley de la sincronicidad, las analogías, correspondencias y  asociaciones de ideas están contenidas en la estructura con la que está creado el juego.

Los Tarots más antiguos que conocemos corresponden a Italia y Francia. Sin embargo, es a partir del siglo XVIII cuando comienzan a aparecer el Tarot de Marsella que nosotros conocemos. El Tarot de Marsella se ha convertido en el tarot más universal. Su verdadero origen hay que buscarlo en las fuentes históricas y referencias indirectas de la Edad Media, ya que no se ha conservado ninguna muestra de un juego más antiguo, conservándose únicamente sus imágenes en forma de obras de arte o pinturas. La razón es que el rey Francia ordenó en el año 1.700 destruir los moldes de fabricación y todos los juegos antiguos.

El nombre de Tarot de Marsella fue acuñado por Paul Marteau en los años 30. Paul Marteau era un cartomante de origen francés que bautizó como Tarot de Marsella a una serie de diseños realizados en esta ciudad, ya que Marsella era un centro donde se fabricaban naipes. La baraja tal como la conocemos ahora, con sus dibujos de origen medieval, proviene de unos diseños que se fabricaron por el proceso de xilografía. Desde el siglo XIX se fueron reproduciendo y extendiendo hasta nuestra época. La estética de este tarot se basa en dibujos de carácter medieval inspirados en las vidrieras góticas, tanto sus colores como su línea.

La baraja del Tarot de Marsella se compone de 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. Los Arcanos Mayores, son las 22 cartas principales de la baraja del Tarot. Se pueden leer independientemente o junto a las otras 56. Se dividen en tres tipos: las cartas del conocimiento, de la acción y de la emoción. Su interpretación no es individual sino que se necesita de las otras cartas que salgan en la jugada para leerlas correctamente y su significado positivo o negativo variará en función de la posición.

Los Menores constituyen la mayor parte de la baraja y constan de 56 naipes, de los que 52 se corresponden con los de una baraja normal de cartas de juego. Las cuatro cartas extra son los cuatro pajes, llamados a veces sotas o princesas. Los cuatro pajes, junto con los caballeros, reinas y reyes, reciben usualmente el nombre de naipes de corte o figuras. Las cartas de corte representan personas. Las otras cartas, numeradas del 1 al 10,  representan situaciones o acontecimientos.

Los arcanos menores se dividen en cuatro palos. Dichos palos han recibido diferentes nombres a través de la historia y de las diferentes explicaciones o historias acerca del Tarot, pero nosotros les llamaremos bastos, copas, espadas, y oros.

Cada palo representa uno de los cuatro elementos aristotélicos, es decir, fuego, agua, aire o tierra; Un aspecto de nuestras vidas diarias; Tres de los doce signos del Zodíaco; Una de las cuatro letras del Tetragrammaton. El Tetragrammaton es el nombre divino y se compone de cuatro letras hebreas: Yod, Heh, Vau y Heh, o Yahweh.

Cada uno de los arcanos menores que simbolizan personas representan un grupo de edad y sexo concreto. Así:
Los caballeros representan a los varones de menos de 30 años.
Las reinas representan a las mujeres casadas o sexualmente maduras.
Los reyes representan a los hombres maduros.
Los pajes representan a los niños o a las vírgenes.

A cada naipe de la baraja del Tarot se le asigna un valor numérico simple. Estos números no tienen ninguna otra relación con los varios números que se asignarán posteriormente a las diversas partes de la baraja, sino que sólo se utilizan para contar las cartas en las extensiones complicadas. En el Tarot se utiliza la palabra «extensión» para designar los diversos modos de extender las cartas sobre la mesa con el fin de ser leídas.

Be Sociable, Share!