07 - 05 - 2010

Cuando se sienta alterado, intranquilo o muy confundido para tomar una decisión aceptada, recurra a dios y pídale por la paz de su corazón, diciendo: “señor mío, gracias por nuestra providencia”.

“Tú, que me has guiado por tan singulares caminos, permíteme una vez más conocer tú grandeza y tú sabiduría. Gracias por está tranquilidad que nos brindas a todos los que creemos en ti, señor”.

“Síguenos iluminando en el camino en el que andamos, robustece nuestro corazón, vigoriza nuestra de fe e ilumina nuestro entendimiento, para que seamos dignos de las admirables lecciones que nos da la vida. Amén”.

Be Sociable, Share!